Ortorexia

La ortorexia se definiría como alimentación correcta.

Se trata de una obsesión por consumir comida supuestamente sana o biológicamente pura, centrandose en la naturaleza y composición de los alimentos que, a diferencia de la anorexia y bulimia, se centra en la calidad que tienen éstos.

ortorexia

Epidemiología

La ortorexia afecta sobre todo a las clases superiores de los países desarrollados. Se da más entre personas perfeccionistas, con rasgos obsesivo-compulsivos y en personas que han padecido una anorexia y se han recuperado parcialmente; más entre mujeres jóvenes que en varones.

Las personas que padecen ortorexia no necesariamente tienen que ser vegetarianas, también pueden ser frutistas, crudistas (sólo consumen alimentos crudos) en función del tipo de alimento o la forma de consumirlo.

La motivación inicial puede ser querer perder peso, mejorar la salud o tratar alguna enfermedad, aunque el resultado obtenido sea el opuesto. Otras veces, la motivación procede de temores hacia los conservantes y colorantes de la industria alimentaria, o a los fertilizantes y pesticidas.

Sintomatología

Los alimentos que ingieren han de ser orgánicos, vegetales, ecológicos, es decir, sin haber sido tratados por productos artificiales ni conservantes. La preparación de la comida también se realiza según unas pautas, ya sea cortándolos de una manera especial, al cocinarlos siguiendo unos pasos, o incluso los utensilios de comida han de ser de un material en concreto, pueden ser de cerámica, madera… También siguen otros rituales sobre el número de veces que se deben masticar.

Huyen de los restaurantes y las invitaciones por miedo a tener que ingerir la comida que no se ajuste a sus condiciones. Llegan a pasar más de 3 horas al día pensando en su dieta y cuando viajan llevan consigo un “equipo de supervivencia” para resolver las situaciones imprevistas.

Los ortoréticos son capaces de buscar estos alimentos el los lugares más recónditos, si tienen la seguridad que son puros.

Con esta forma de alimentación creen que lograrán beneficios físicos, psíquicos y morales, a menudo se asocia con implicaciones espirituales.

Diagnóstico

La restricción en la ingesta de carnes, pescados u otras sustancias necesarias para vivir, repercute negativamente en la salud. Como consecuencia de esta alimentación incompleta, pueden presentar carencias de diversos nutrientes incluido de vitaminas (la gran mayoría liposolubles que se encuentran en la grasa), anemia por falta de hierro asociado al rechazo de las carnes, osteoporosis, etc.

También se asocia con ansiedad, depresiones o actitudes hipocondriacas.

Tratamiento

En el tratamiento se debe incidir en la necesidad de una dieta equilibrada, introduciendo nuevos hábitos alimentarios, resaltando el papel social de las comidas y asociando tratamiento psicológico para modificar las cogniciones anómalas.

Para cualquier duda o sugerencia pueden dejar un comentario.

Muchas gracias por su tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: